Archivos diarios: 5 febrero, 2018

Lo que hace grandes a las instituciones #MyRAS18

La grandeza de una nación es la grandeza de sus ciudadanos. Con esta sentencia termina JS Mill su libro “Sobre la libertad”. Esta afirmación formulada en el siglo XIX es extrapolable a nuestras instituciones. A las instituciones las hacen grandes las personas que forman parte de las mismas, TODAS las personas en mayúsculas porque nadie está excluido. Unas instituciones tan complejas como las sanitarias tienen  su principal caudal en sus trabajadores. Lo que ocurre es que como el objetivo más prevalente de estas instituciones está en mejorar la salud, curar o cuidar, casi toda la atención se dirige a los sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares, celadores técnicos sanitarios, etc.), pero hay muchos más profesionales entre los que se cuentan los administrativos.

Se puede considerar que este colectivo es menor en el funcionamiento del hospital, pero no es así. Los administrativos son elementos clave en la organización en dos aspectos: uno como pilares y vigas que sustentan la actividad de la institución, en este sentido tienen la misión de dar forma y materializar la organización de la actividad, en función de las necesidades y demandas de los servicios médicos; organizan y sustentan administrativamente todas las actividades propias del centro. El segundo aspecto es su función de torre de control y vigilancia de la actividad asistencial, como primera voz, primera imagen y primeros oídos que los pacientes y usuarios  encuentran al llegar al centro, desde esta atalaya se convierten en directores del movimiento de los pacientes en el centro, y de alguna manera en gestores de los casos, puesto que pueden agrupar las citas y actividades de los pacientes para evitar desplazamientos innecesarios de los mismos.

Y, por todo ello este primer contacto genera una gran responsabilidad y la responsabilidad es el valor ético que caracteriza al ser humano. Quiero resaltar este aspecto porque la grandeza de las personas se manifiesta en el ejercicio de la responsabilidad. Las manifestaciones más palmarias de la responsabilidad son un compromiso con las personas en la defensa y fomento de la dignidad, respeto en el trato, actitud empática, capacidad de escucha, sensibilidad sin caer en el servilismo, empeño por hacer lo mejor, desde cada capacidad y competencia, por la persona que acude a nosotros. Responsabilidad supone buscar la excelencia y en sanidad la excelencia se convierte en imperativo ético, no puedo no hacer todo lo que esté en mi mano por el paciente. Responsabilidad también supone un compromiso por la formación, formación continuada que implica ese compromiso responsable con la organización de ofrecer lo mejor y lo más actual.

Esta es nuestra grandeza: saber y poder ofrecer lo mejor en cada momento a cada paciente en función de sus necesidades y circunstancias.

 

Francisco Javier Rivas Flores
Médico de Admisión HUF

Anuncios